Tal vez, en algún lado del mundo,

Ahí donde el sol no se puede ocultar,

Existe un lugar que sea sólo belleza,

Un oasis muy mío y muy singular.

 

Un oasis que calme la sed del sediento,

Que proteja del frío y del calor.

Que sustente mi alma y de alimento,

Que florezca en ella la flor del amor.

 

Que no existan en él seres suspicaces.

Que no existan engaños y no haya traición.

Que el hombre en él se sienta tranquilo.

No se cierre al prójimo, ni a su corazón.

 

Que en él el dinero jamás se mencione,

Ya que de todo el oasis puede proveer.

Que el mundo virtual ahí sea imposible,

Que los ojos del prójimo yo pueda ver.

 

Que las aguas calmen a los violentos,

Que la envidia, avaricia se mueran en él.

Que los odios, terrores desaparezcan,

Y la comprensión sean ríos de miel.

 

Que el color de la piel no sea relevante,

Y la religión sea un asunto trivial.

Que los animales no sean maltratados,

En una cultura para todos igual.

 

Yo sé que existe ese oasis.

Sé que se encuentra en algún lugar.

Creo en el bien de las personas.

Y que todos a él debemos llegar.

 

Yo creo que existe un Ser en los Cielos.

Y sé que un lugar así ha creado.

Y pido a él que nos muestre el camino,

Sacándonos del mal que hemos forjado.

 

 

Jueves, agosto 24 de 2017

 

Joomla templates by a4joomla